Es la audiencia ante el Juez de Garantía de la comuna en que el detenido ha cometido el delito, o ante el juzgado que ha otorgado orden de detención, a la que es conducido dentro de 24 horas, toda persona que es detenida, cuyo objeto es que el juez verifique la legalidad de la detención, es decir, que se ha dado cumplimiento a la obligación de informar los derechos al detenido y que se han respetado las leyes que establecen los derechos y garantías del detenido, dejando constancia de ello en los respectivos registros. A ella deben asistir el fiscal y el defensor (obviamente el detenido)

¿Como se realiza la audiencia?

La audiencia comienza en el juzgado de garantía (o ante el Tribunal de juicio Oral en Lo penal solo si hay orden de detención pendiente) lo primero que hay que determinar es si la audiencia es por flagrancia o por orden de detención pendiente.

Si es por flagrancia la audiencia comienza con la individualización del fiscal, del defensor, y del detenido, cada Juzgado tiene una forma particular de dirigir la audiencia, pero a grandes rasgos se le pregunta al detenido si sabe por qué está detenido, si tiene reclamos que realizar, y si se han leído sus derechos.

Luego de aquello, el juez preguntará si hay incidencias o bien, preguntará al defensor si sabe de las circunstancias de la detención, en este punto, se recomienda siempre al defensor que previo al inicio de la audiencia solicite al fiscal la copia de la carpeta investigativa, si no fue posible, es necesario o bien pedir un receso corto con objeto de revisar la carpeta, o bien solicitar que el fiscal establezca las circunstancias de la detención.

Luego de ello, dependiendo de las circunstancias de la detención, el defensor puede incidentar la ilegalidad de esta.

La ilegalidad debe ser incidentada en la audiencia de control de detención, siempre basada en algún precepto constitucional (inviolabilidad del hogar, por ejemplo) que se entiende que ha sido vulnerado, buscando su unión lógica con una norma legal.

Las ilegalidades de la detención normalmente se basan en el acto mismo de la detención, o como se llegó a dicha información, por ejemplo, escuchas ilegales (sin los requisitos legales pertinentes). Es deber del defensor alegar aquello, sin perjuicio de que el juez pueda decretarla si es evidente.

Las ilegalidades son casuísticas, no existiendo un listado taxativo de las mismas, por ello es relevante que el defensor tenga un conocimiento acabado de las normas legales pertinentes, por ejemplo, de aquellas que permitan ingresar a lugares cerrados (artículo 205, 206) o que permitan revisar las vestimentas u otros (artículo 89, 129, 134).

Si la audiencia es por orden de detención pendiente se aplica lo mismo que en el caso de la flagrancia. La diferencia radica que la causa de la detención es una orden expedida por Tribunal de la República, en el caso de ser la primera comparecencia (causa nueva) aplican las mismas reglas. En caso de ser por incomparecencia, el objeto es realizar la audiencia que el detenido faltó, ejemplo la preparación de juicio oral